Semana del 20 al 24 de abril. ATENCIÓN EDUCATIVA Infantil 3, 4 y 5 años.

¡Buenos días!. Espero que todos hayáis pasado un buen fin de semana. Vamos a empezar el trabajo analizando la necesidad del respeto a los demás como base para la buena convivencia. Lo primero que enseña a los niños y niñas a respetar es ver en sus mayores que lo respetan, sus intereses, sus gustos, sus particularidades… así ellos/as tendrán un buen punto de referencia a la hora de relacionarse con sus iguales. Ese respeto no se limita a las personas, sino también a la Naturaleza (plantas y animales), al entorno social (pueblo, calles, normas…). Cuanto mayor es el niño/a más debe conocer y poner en práctica la tolerancia y el respeto.

Vamos a ver en este cuento qué les pasaba a dos conejitas que tenían que aprender a respetar.

Para trabajar un poco la comprensión del cuento les diremos algunas frases sobre el mismo a los niños y niñas en las que deben decir si es verdadero o falso:

1- Serapio, Serafina y Séfora eran cobayas. F

2- Serapio era un conejo bueno y respetuoso. V

3- Serafina y Séfora se burlaban de los otros animales. V

4- Serapio castigó a sus nietas sin merienda. F

5- Las conejitas aprendieron que con pedir disculpas era suficiente. F

6- Las conejitas aprendieron a respetar sólo a otros conejos. F

7- Las conejas aprendieron que era importante respetar a todos para no dañarlos. V

Ahora vamos a intentar que los peques razonen y definan qué es respetar a alguien, a la Naturaleza, las normas sociales, … ayudándoles el adulto en mayor o menor medida dependiendo de la edad y madurez del niño/a.

¡A bailar! y si nos gusta aprenderemos la siguiente canción:

Hacerle ver al niño/a que el buen trato forma parte del respeto a nuestros iguales, que si nosotros tratamos bien a los demás ellos nos tratarán bien.

Por último tienen que intentar relacionar el respeto con los sentimientos y emociones que nos puede provocar, tanto en una situación en la que sí nos respeten como en una que no. Por ejemplo, cómo se sentirían si fuesen uno de esos animales del cuento y las conejitas le dijesen feo/a.

Ya nos queda menos para vernos. ¡¡Besos y abrazos!!