Repaso para la actividad evaluable de medición unidad 3

PRUEBA MEDICIÓN UNIDAD 3 CULTURA Y PRÁCTICA DIGITAL

Repaso para la actividad evaluable de medición unidad 3

  • Entorno personal de aprendizaje

Aprendemos de todo lo que hay a nuestro alrededor: en casa, con nuestra familia, en el colegio, cuando hablamos por teléfono, charlando con amigas y amigos, leyendo un libro, cuando utilizamos Internet… Todo esto constituye nuestro Entorno Personal de Aprendizaje (Personal Learning Enviroment, PLE en inglés). Gracias a Internet tenemos mayores posibilidades de interaccionar con muchas más personas y de acceder a una mayor cantidad de información y contenidos; nuestro PLE se amplía. Cada persona organiza su propio entorno personal de aprendizaje; es decir, utiliza unas páginas web y aplicaciones distintas de las que puede utilizar otra persona, de acuerdo a sus aficiones, necesidades o curiosidades.

Cómo construir nuestro PLE

Existe una gran cantidad de páginas y aplicaciones. Podemos, por ejemplo, utilizar aplicaciones para agrupar las páginas que más consultamos, leer libros o noticias, almacenar nuestros archivos, ver vídeos, escuchar música, retocar imágenes, escribir o comunicarnos. Pero de todas las aplicaciones que tenemos instaladas, ¿cuáles son las que realmente usamos y para qué? Cuando construyamos nuestro PLE, iremos seleccionando aquellas herramientas que hayamos probado y que nos resulten más interesantes y útiles. En muchos casos no es necesario que instalemos estas herramientas en nuestro ordenador, sino que basta con saber cómo acceder a ellas. Para nuestro PLE, además, debemos elegir bien a las personas, instituciones y lugares que nos aporten conocimiento e información fiable.

Cómo organizar nuestro PLE

Hay muchas personas que utilizan habitualmente su tableta, móvil u ordenador y tienen en sus escritorios numerosos accesos directos, pero los tienen completamente desorganizados. Esto les plantea dificultades para encontrar con agilidad lo que buscan en un momento determinado. Es muy importante tener organizado de manera adecuada nuestro Entorno Personal de Aprendizaje; esto nos ayudará a saber dónde acudir cada vez que tengamos que acceder a una aplicación o a una página web. Una buena organización facilita nuestro trabajo. 

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es ple.png
Ejemplo de cinco categorías de herramientas para organizar nuestro PLE.
  • Clase invertida

En la clase invertida o Flipped Classroom, el profesor o la profesora crea recursos digitales (vídeos, podcasts, presentaciones…) para que los estudiantes puedan adquirir los conocimientos antes de la sesión presencial. Tiene como ventaja que el tiempo de clase se dedica a resolver dudas y a poner en práctica los aprendizajes a través de actividades, retos o algún proyecto de trabajo. Si lo comparamos con el método tradicional, se trata de darle la vuelta, de ahí el término «clase invertida».

Cómo preparar una clase invertida

Seleccionar la información y los contenidos que se trabajarán en la siguiente sesión de clase.

Elegir el formato y utilizar ejemplos, imágenes, voz y cualquier otro recurso que ayude a comprender con facilidad aquello que se está escuchando, viendo o leyendo.

Elegir el medio por el que se le va a hacer llegar al alumnado: plataforma educativa, blog de clase, canal de YouTube, etc.

Difundirlo para que el recurso esté accesible en cualquier momento y desde cualquier lugar. Para ello nos podemos ayudar de algún blog, página web o plataforma.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Captura-de-pantalla-2021-02-03-a-las-9.35.26.png
  • Herramientas colaborativas online aprendizaje

Se denomina «suite ofimática» o «suite de oficina» a un conjunto de aplicaciones pensadas para crear, modificar, guardar, compartir e imprimir archivos y documentos. Hasta la llegada de lo que denominamos la «Web 2.0», dichas aplicaciones tenían que ser instaladas en nuestros ordenadores para poder ser utilizadas. Con la evolución de la tecnología y de Internet, actualmente podemos trabajar con estas herramientas en línea, es decir, con conexión a Internet, y podemos grabar nuestros trabajos en la nube, lo que nos permite acceder a ellos desde otro ordenador, tableta o smartphone en cualquier lugar y momento.

Entre las suites de oficina online, Google Apps y Office Online son, posiblemente, las más conocidas. Disponen, entre otros recursos, de procesador de textos, hojas de cálculo, presentaciones y almacenamiento online. También permiten compartir y editar de forma colaborativa.

Las herramientas colaborativas se pueden organizar según la intención con la que se usen:

Elaborar trabajos creando archivos de texto de manera conjunta y en tiempo real, sin necesidad de estar físicamente en el mismo lugar.

Almacenar y compartir archivos, pudiendo acceder a ellos desde cualquier dispositivo con conexión a Internet.

Comunicarse mediante chat, llamada y videoconferencia o videollamada.

Organizar el trabajo empleando agendas y calendarios que nos permitan anotar eventos, dudas, tareas pendientes, etc. 

  • Herramientas colaborativas online aprendizaje

Aplicaciones online Las suites de oficina de Google y de Microsoft nos ofrecen, entre otras, las siguientes aplicaciones: procesador de texto, hoja de cálculo, presentaciones y gestión de archivos en la nube (disco duro virtual).

Ejemplo de estos servicios en Microsoft Office 365:

Word. Procesador de textos. Es el programa que nos permite crear, editar y compartir documentos en formato texto.

Excel. Hoja de cálculo. Sirve para realizar operaciones matemáticas con datos; presentar resultados, tablas, gráficas, etc.

PowerPoint. Para crear presentaciones, pases de diapositivas, que nos facilitan la exposición de trabajos.

OneDrive. Permite guardar todo tipo de archivos en Internet. Desde aquí podemos también compartirlos. En Google, este servicio se llama «Drive».

  • Plataformas educativas 

Una plataforma educativa es un sitio en la web que nos permite aprender de forma virtual. Estos sitios contienen herramientas con las que se pueden compartir documentos, vídeos y otros materiales para ser utilizados en línea, es decir, a través del ordenador o tableta con conexión a Internet. También contienen herramientas de comunicación (correo, videoconferencia, mensajería…) y ofrecen espacios de trabajo compartidos, donde se intercambian información y contenidos. Normalmente cuentan con un almacén o repositorio de recursos digitales. Estos espacios pueden ser públicos, y por tanto, puede entrar en ellos cualquier persona, o privados, a los que solo acceden los miembros que estén autorizados.

Principales plataformas educativas

Hay distintas plataformas que cubren diferentes necesidades; algunas son de pago, y otras, gratuitas. Moodle, Edmodo y Google Classroom son algunas de las plataformas gratuitas que más se utilizan. Andalucía cuenta con una plataforma educativa propia llamada Helvia. 

MUY IMPORTANTE Y DE INTERÉS: En el curso 2019/20 y con el confinamiento por la pandemia del COVID 19, la Consejería de educación y Deporte desplegó la red de Moodle Centros, donde los usuarios de Séneca y Pasen se integraban en esta plataforma para trabajar de forma segura y privada. En este curso 2020/21 se ha establecido como plataforma oficial.

  • Cómo funciona una plataforma educativa 

El tutor o la tutora de un aula virtual

Toda aula virtual tiene al menos un tutor o una tutora.

Entre otras funciones, se encarga de:

Matricular al alumnado participante; es decir, incluir sus datos para que pueda acceder con un usuario y una contraseña.

Incorporar contenidos a cada una de las unidades en las que se haya organizado el curso. El tutor o la tutora ordena los contenidos por temáticas y en cada una de ellas incorpora textos, imágenes y vídeos, que el alumnado puede manejar para mejorar sus aprendizajes.

Proponer las diferentes actividades que habrá que realizar. • Animar al alumnado para que participe con comentarios y plantee dudas sobre la temática que se esté tratando.

Informar a las personas participantes de todas las novedades y fechas importantes.

Evaluar. Por último, será responsable de las correcciones y las calificaciones de las actividades y tareas que se propongan. El alumnado de un aula virtual Una vez que el tutor o la tutora haya matriculado al alumnado, podrá acceder de manera autónoma a muchos espacios de la plataforma. Veamos algunos de ellos:

Mi perfil. Es el lugar donde podrán leer los mensajes que han recibido a través de la plataforma y los mensajes guardados que han enviado a otras personas.

Participantes. Nombres de las personas participantes en la plataforma.

Temas. Podrán acceder a cada uno de los temas para localizar los recursos necesarios para la adquisición de los aprendizajes y la realización de las actividades y las tareas.

Documentos para leer. En este espacio encontrarán artículos o fragmentos de libros relacionados con los contenidos que se están aprendiendo.

Vídeos e imágenes. Acompañando a los documentos anteriores, en algunos casos se podrá acceder a imágenes y vídeos para ampliar de una manera más clara algún contenido. Por ejemplo, se podrá ver una imagen con las partes de una planta o un vídeo del proceso de polinización a través de las abejas.

Actividades y evaluaciones. El alumnado accederá a esta sección para conocer las actividades y las tareas planteadas, que posteriormente serán evaluadas.

Chat. Los foros, la mensajería y el chat forman la sección que nos permite interaccionar con otras personas de la plataforma. Desde aquí podremos plantear dudas al resto del alumnado participante y al tutor o la tutora.

Calendario y horarios. En esta sección se informa de los plazos para presentar las actividades y las tareas, así como de las fechas de pruebas o exámenes.

Calificaciones. Es una de las secciones más consultadas. Aquí el alumnado irá conociendo las diferentes notas con las que el tutor o la tutora evaluará las actividades.