CUENTO ¿A QUÉ SABE LA LUNA? Atención Educativa 3, 4 y 5 años. Semana del 23 al 27 de marzo.

ACTIVIDAD DESTINADA AL ALUMNADO DE INFANTIL QUE NO CURSA RELIGIÓN CATÓLICA, AUNQUE TODOS/AS LA PUEDEN HACER.

Esta actividad puede ser realizada por todo el alumnado si se quisiera, puesto que conocer y desarrollar los diferentes valores que tiene la sociedad en la que vivimos forma parte del Currículum de la Educación Infantil.

Esta semana vamos a reflexionar sobre la ayuda y la colaboración con el cuento de Michael Grejniec «¿A qué sabe la Luna?».

Primero vamos a conversar sobre qué tipo de ayuda pueden ofrecer los niños en casa (recoger sus juguetes, poner la ropa sucia en el cesto, vestirse solo/a…) y en el cole (mantener el orden en clase guardando sus libros, recogiendo lápices…, colocar sus pertenencias en las perchas, colaborar con los compañeros/as…).

Luego vamos a ver y escuchar atentamente sin interrumpir el cuento, ya habrá momento de preguntar después.

Ahora sí, si lo necesitamos volvemos a verlo, lo paramos y vamos aclarando todas las dudas que tenga el niño/a.

Como en clase ya hemos visto los animales podemos ir describiendo oralmente a cada uno: si es grande o pequeño; si tiene pelo o no en el cuerpo; si come hierba o carne; dónde vive; cómo se desplaza; si pone huevos o no…

Vamos a «desgranar» el cuento:

– El niño o niña explica la historia, en función de su madurez y capacidad le tendremos que ayudar más o menos.

– Nombrar los personajes y contarlos, asignando un número a cada uno, si lo hacemos en el orden de aparición en el cuento mejor, también podemos usar los dedos para contar.

– Contestar a preguntas del tipo ¿qué querían conseguir los animales?, ¿qué hicieron para conseguirlo?, ¿pudo hacerlo la tortuga sola?…

– Reflexionar sobre situaciones que podemos solucionar solos y qué otras es mejor solucionarlas entre varias personas colaborando.

– El niño o la niña deben intentar explicar por qué, si no hubieran colaborado los animales del cuento olvidando sus diferencias, (el león podría haberse comido a un herbívoro, por ejemplo), no hubieran conseguido su objetivo final.

– Una vez ya quede claro el concepto de colaboración podemos hacer actividades manuales y divertidas: hacer los personajes y representar el cuento. Cada miembro de la familia puede representar uno o varios personajes. Al interpretar el cuento podemos hacer los sonidos de los animales, diferentes voces, su manera de moverse…

– ¿Qué hubiera ocurrido si…? Podemos plantear al peque otras situaciones que se podrían haber dado en el cuento y cómo se hubieran solucionado o cómo habría evolucionado el cuento en esos casos hipotéticos.

– ¿A qué le supo la Luna a cada uno? Como dice en el cuento, a cada animal le supo a lo que más le gustaba. Vamos a pensar en qué come cada uno y cuál sería ese sabor favorito para cada personaje.

Si queréis más material para el tema

Y por último una canción para animarnos, bailar y sonreir.

Espero os haya sido útil y ameno.

Besos y abrazos para todos los peques de infantil.